Seleccionar página
Trucos para mantener la casa fresca en verano

Trucos para mantener la casa fresca en verano

Todos los años ocurre lo mismo, estamos deseando que llegue el buen tiempo y el calor para poder dejar por fin el abrigo en el armario y retirar el nórdico de la cama, pero cuando comienzan a subir las temperaturas sentimos que la casa se convierte en un horno y comenzamos a buscar trucos para mantener la casa fresca y soluciones para estar más cómodos.

Sabemos que el aire acondicionado es, a priori, la mejor solución pero ni lo hay en todos los hogares ni es algo que resulte necesario en todas las zonas de España, por eso hay que buscar otras maneras alternativas de conseguir un hogar fresco y en el que estar a gusto sin depender de la climatización.

Hay dos vías para esto, una es la real, es decir, soluciones que de verdad hacen que bajen los grados en el hogar y otra es la psicológica, que realmente no influye en la temperatura o no lo hace tanto como parece pero que ayuda a que tengamos una sensación de frescor mayor y que estemos más a gusto. Y todo lo que funciona, por supuesto hay que usarlo.

funda-sofa-chaise-longue-eysa-brazo-largo-tendre

Opta por colores claros

Durante el verano es normal cambiar muchos textiles del hogar. Una de las recomendaciones más habituales es la de optar por los colores claros. Estos colores tienen en parte el componente psicológico del que hemos hablado. Si entras en la sala de estar y ves tu sofá con una funda en un tono claro y la ventana con un visillo blanco que deja pasar mucha luz enseguida tendrás una sensación de limpieza y de frescor que te hará sentir más a gusto que si ves, por ejemplo, la tapicería original de terciopelo o de pana de tu sofá.

Pero, evidentemente, también hay un componente real que influye sobre la temperatura. Una funda blanca, en tela fresca, sería mucho más agradable para estar sobre ella que el terciopelo o la pana del sofá del que hemos hablado, por ejemplo. Y los tejidos de algodón o los sintéticos de calidad de las fundas transmiten un frescor mucho mayor que, por ejemplo, el tacto de melocotón de muchos asientos de sillas de comedor.

Poner fundas a los sofás también ayuda a que en esta época en la que se suda más, el sofá no se manche. Todo el sudor quedará en la funda que se puede lavar y volverá a estar impecable y con buen olor en cuestión de pocas horas sin tener que realizar una limpieza profunda a la tapicería de la silla, del sillón o del sofá familiar.

Ventiladores de techo

Los ventiladores de techo son una estupenda alternativa al aire acondicionado en aquellos lugares de España donde realmente solo hace calor intenso unos pocos días al año pero en donde sí se agradece una suave brisa durante todo el verano.

Este tipo de ventiladores tienen una ventaja muy grande respecto a los de pie o de sobremesa, y es que mueven el aire desde arriba, lo que hace que se refresque la habitación, haya una brisa suave pero no se sienta el impacto del aire directamente en la cara o en el cuerpo. Además, los modelos que hay en el mercado son muy decorativos y encajan perfectamente con cualquier decoración.

Estos ventiladores tienen un plus adicional y es que en muchos casos se permite usar sus aspas para mover el aire sin refrescar, lo que ayuda a enviar hacia abajo el calor durante el invierno. Uno de los problemas de los sistemas de calefacción que no son de suelo reflectante es que el calor tiende a ir hacia arriba y se acumula en la zona alta de las habitaciones, lo que se nota especialmente si los techos son altos. Estos ventiladores ayudan a mantener el calor en la zona en la que nos movemos por lo que resultan útiles durante todo el año.

Mosquiteras para poder abrir las ventanas

En muchas zonas de España refresca al llegar la tarde, pero es imposible abrir las puertas de las casas o las ventanas debido a los insectos que se meten en casa. Moscas que no paran de zumbar y de posarse sobre la comida o mosquitos que pican a toda la familia son los más habituales y molestos, pero también hay hormigas voladoras y otra clase de insectos.

Las mosquiteras son una excelente forma de poder abrir las ventanas de la casa y de este modo renovar todo el aire y dejar que entre el frescor de la tarde, lo que nos garantizará una buena temperatura durante la noche. Las hay de muchos tipos, tanto permanentes como que pueden desmontarse al llegar el verano para que cada uno las elija según sus necesidades. Además, hacen las ventanas más seguras si hay mascotas o niños pequeños que pudieran asomarse a la ventana abierta.

Especial colores de temporada: Verano

Especial colores de temporada: Verano

Son tantas las tendencias decorativas que hay en este momento en el mundo del textil del hogar que podríamos decir que casi cualquier color encajaría en alguna de ellas. Pero hay tonos que año tras año repiten al llegar el verano y es de ellos de los que vamos a ocuparnos en este artículo: los colores de temporada eternos, esos que siempre están en el candelero aunque sea con diferentes matices e intensidades.

El blanco, un color que siempre está ahí en verano

Si hay un color que simboliza lo más fresco y veraniego sin duda alguna es el blanco. Un color tan utilizado en decoraciones tan diferentes que es difícil imaginar una etapa en la que no haya estado de moda. En salones ibicencos, en los nórdicos e incluso en los vintage, el blanco siempre encaja, siendo también perfecto para los más románticos o para los amantes del minimalismo, el orden y la limpieza.

Dentro de esta gama os proponemos el marfil de la funda de sofá Basic Eysa Ulise, que es muy claro, casi blanco, pero con ese toque distintivo de una tonalidad que se ha utilizado, desde siempre, en ambientes con mucha clase. Este color permite que la funda no se manche tan rápidamente, pudiendo aguantar mucho más tiempo impecable y haciendo que, de este modo, sea una opción perfecta cuando se trata de un sofá para toda la familia y que va a tener bastante uso.

Tus sillones individuales se verán totalmente diferentes con la funda de sofá práctica Eysa Bianca, esta sí totalmente blanca. Al permitir que se vea el tapizado original del sillón orejero o de relax, se consigue un contraste muy llamativo que hace que el mueble no pase desapercibido y que resalte todavía más su tono, aunque viéndose mucho más fresco gracias a la funda.

Y si no te atreves con el blanco puro puedes optar también por la gama de beige, que le darán mucha luz a la habitación, en especial en sus versiones más claras, pero sin resultar tan delicado como es el blanco. En nuestro catálogo encontrarás muchísimas fundas para todo tipo de sofás, sillas y sillones en las diferentes gamas de beige o de gris, otro color que también puede causar un efecto parecido.

fundas-para-sillas-con-respaldo-eysa-dorian

Amarillo y naranja, los símbolos del sol

El sol siempre se ha representado con los tonos amarillo y naranja, sinónimos de luz y de calor. Por eso no es de extrañar que estén tan presentes en los colores de moda de tantos veranos, pero especialmente en este en el que parecen haber irrumpido con fuerza.

Para muchas personas se trata de colores que, por su intensidad, son más adecuados para poner en fundas para sillas o en cojines. Por ejemplo, las fundas para sillas con respaldo Eysa Dorian. Pero otros se atreven con estos colores dándoles un protagonismo especial en dormitorios o en salas de estar.

Sin embargo, son tonos de temporada y como tales pueden llegar a cansar o no acabar de encajar cuando el frío está de vuelta. Por eso, en lugar de comprar un sofá en amarillo o con un estampado en naranja vivo, recomendamos el uso de fundas que, una vez que el sol se va, se pueden guardar en el armario hasta que Lorenzo vuelva a hacer su aparición estelar.

Morado, un color que revive cada verano

Hay colores que son ya un clásico del verano. Año tras año vuelven a estar de moda aunque sea en versiones ligeramente diferentes y uno de estos tonos es el morado. Ya sea más claro, más vivo o en una tonalidad un poco más pastel, el morado es un color que llena el ojo y que hace que el mueble que lo tenga resalte entre todos los demás.

Quizás por eso sea más adecuado para cubrir parcialmente un sofá, como lo hace esta funda Práctica Cubre Sofá Chaise Longue Eysa Oslo que permite ver el color original del tapizado y que, por tanto, crea un efecto de contraste diferente. De este modo, el morado destaca pero queda matizado por el color del sofá, haciendo que de esta manera no sea tan especialmente llamativo.

También es un color ideal para sillas, especialmente si estas son blancas o negras, ya que creará un contraste altamente elegante. Las fundas para Sillas Eysa Sucre en morado con negro son un buen ejemplo de cómo combinar este color para que ayude a dar mucha vida a una silla pero sin apagar lo que puede haber alrededor.

El morado es un color que, sin dejar de ser juvenil y tener un punto atrevido, encaja muy bien con todas las edades y con todos los estilos de decoración. Tal vez este sea el motivo de que año tras año siga siendo muy bien recibido y siga considerándose una tendencia.

funda-practica-cubre-sofa-chaise-longue-eysa-oslo