Seleccionar página
Especial colores de temporada (invierno)

Especial colores de temporada (invierno)

Vamos a hablar en esta ocasión sobre los colores de temporada para este invierno y sobre la menor manera de combinarlos para conseguir el efecto perfecto en la sala de estar. Todos sabemos ya que gracias a las fundas de sofás es muy fácil conseguir cambiar el aspecto de la sala y lograr que esté siempre a la moda y a lo último en tendencias y no estamos ante una excepción. Como siempre, contamos con los colores de esta temporada para que siempre puedas estar a la última y te damos algunos consejos a cerca de cómo usarlos y qué complementos son los que mejor le sientan.

Por supuesto, lo hacemos sin descuidar toda la gama de tonalidades que nos ofrecen las mejores fundas para que cada persona pueda conseguir el resultado que más le gusta, independientemente de las modas y de las tendencias. Porque en el fondo, lo importante es que todos nos sintamos cómodos en la sala de estar, que tiene que ser esa habitación de la casa que represente el hogar, el tiempo de ocio y los momentos en familia y con los amigos. Es decir, la esencia de la vida en casa y de la convivencia.

 

  • Amarillos y mostazas

 

Solo hay que visitar una tienda de sofás para darse cuenta de que el amarillo, especialmente en sus variedades mostaza, está de máxima actualidad para la sala de estar. El amarillo es un color que, como mínimo, podemos decir que es poco convencional para este tipo de estancias, pero no por eso tiene que rechazarse de primeras. Puede encajar muy bien en salas de estar muy juveniles pensadas para parejas jóvenes o para personas solteras que buscan mucha luz y un aspecto ultramoderno para su casa.

El color mostaza, sin dejar de ser juvenil y moderno, es un poco más convencional y ya lo hemos visto en otras ocasiones en los muebles de la sala de estar, sobre todo en sus versiones más apagadas. Ahora se lleva en tonalidades que dan color y personalidad a la habitación y te animamos a que te atrevas con él. Si te resulta demasiado llamativo puedes usarlo para un sillón en lugar de para el sofá completo y jugar con cojines mostazas para el sofá y en el color del sofá para el sillón a fin de conseguir coordinar ambos muebles.

 

  • Verdes y granates

 

Las primeras intenciones de algunos fabricantes de muebles fue que el verde hoja fuera tendencia en el invierno, pero lo cierto es que no tuvieron un gran éxito hasta el momento con esta tendencia. Siendo uno de los colores favoritos del verano, la gente lo tiene demasiado encasillado y le da más reparo usarlo cuando llega el frío, tal vez porque lo asocian con la frescura. Por eso, el color verde que ha triunfado realmente para este invierno es el botella. Un color muy elegante que queda bien en cualquier sofá o sillón de la casa.

Las tonalidades de rojo vino y granates también son tendencia. En este color están de moda todos los grados de intensidad, desde el rojo sangre hasta el burdeos. Y lo mejor de todo es que cualquiera  de ellos queda perfecto con los verdes que están de moda. Por eso, si quieres una opción atrevida, te invitamos a que combines ambos colores en tu sala de estar. Puedes darle el toque final con una manta de cuadros escoceses en verde o rojo que quedará ideal con este tipo de colores y que le dará a tu sala de estar un aire cálido y hogareño que se agradece mucho cuando llega el frío.

 

  • Marrones y beiges

 

Dos clásicos que vuelven a ser moda. La moda apuesta ahora por los colores tierra y el marrón es uno de los principales. Mucha gente lo quiere porque es un color sufrido, que disimula muy bien las manchas y que permite que los niños jueguen en el sofá sin que se vea sucio a los pocos días. Por eso, las apuestas suelen ir hacia el marrón chocolate, aunque ahora se llevan más los tonos un poco más claros dentro de la gama.

El color beige sigue siendo sufrido si se apuesta por los beige más oscuros, pero da algo más de luminosidad a la sala, algo que se agradece especialmente cuando la habitación es pequeña. Una sala de estar de pequeño tamaño puede verse oscura y apagada si el sofá tiene una funda en marrón chocolate, siendo preferible apostar por un beige. Una buena solución vuelve a ser la combinación de tonos, colocando una funda en tono marrón con los cojines en color beige. Incluso se puede apostar por plaids tejidos de lana en beige, con aspecto de hecho a mano,  que pueden colocarse estratégicamente en el respaldo del sofá o del sillón logrando así romper con el color oscuro y aportar luz

Fundas de sofá: 5 cosas a tener en cuenta

Fundas de sofá: 5 cosas a tener en cuenta

Elegir bien una funda de sofá es importante. Hay que tener en cuenta no solo el tamaño, sino también el color o incluso el número de fundas que podemos necesitar. Por eso, vamos a hacer un repaso de todo lo que debemos de tener en cuenta a la hora de escoger una funda para tener garantizado el éxito en la elección.

Estas cinco cosas son las más importantes a considerar cuando se elige la funda para el sofá o para el sillón de casa.

 

  • 1-Ten en cuenta las medidas del sofá contando el ancho del respaldo

 

El ancho del respaldo es la medida por la que se guían los fabricantes de las fundas de sofás. La gran mayoría de los modelos, no todos como veremos en el siguiente punto, tienen medidas de alto y ancho bastante similares. Por eso, si encajan con el ancho del respaldo el resto seguramente no tenga problemas.

Al ser elásticas, las fundas se adaptan muy bien a todas  las medidas estándar, incluso a las diferentes formas que puede tener el respaldo, ya sea recto o con algunas curvas para darle una forma diferente. También se adaptan bien a las formas de los brazos. Y para aquellos sofás que por cualquier peculiaridad no se pueda cubrir con estas fundas o simplemente no se quiera cubrir por entero, están las fundas práctica que permiten todavía más posibilidades.

 

  • 2-Cuidado con las medidas especiales

 

¿Tu sofá puede tener medidas especiales? Es algo fácil de saber, ya que hablamos de aquellos modelos que o bien tienen un respaldo extraordinariamente alto o bajo o bien tienen un fondo mucho mayor de lo habitual.

Son cosas que se aprecian a simple vista, ya que los sofás convencionales todos sabemos como son. En estos casos hay que tener mucho cuidado porque es bastante probable que no encajen las fundas. Si el respaldo es muy alto la forma de la funda no va a encajar por muy elástica que sea y la forma no se adaptará al sofá. Si es muy bajo, como el caso de modelos venidos de otros países en los que se llevan este tipo de respaldos, nos encontraremos con que sobra mucha tela que puede ser complicado disimularla.

Por eso, en casos de medidas especiales siempre es mejor consultar para saber si la funda se va a daptar o no al sofá y en caso de que no sea así, solo quedará la alternativa de encargar una a medida.

 

  • 3-Los chaise longue también varían

 

El chaise longue no tiene una medida estandar, de hecho si los ves en una tienda de sofás te das cuenta que mientras que algunos están pensados exclusivamente para una persona, en otros podrían caber fácilmente dos.

Las fundas favoritas para quienes tienen este tipo de sofás son las prácticas, porque se adaptan muy bien a su particular forma, pero dentro de las fundas prácticas puedes encontrar fundas para chase longue normal y extra ancho. Si tienes esto en cuenta, acertarás seguro en la compra de tu funda para este tipo de sofás, tan de moda actualmente.

 

  • 4-Si tienes dos sofás, puedes combinarlas

 

Si tienes dos sofás en tu sala de estar, por ejemplo un conjunto de 3+2, no tienes por qué colocarles una funda del mismo color. No importa que originariamente fueran de un mismo tono. Puedes jugar con los colores en los que tengas decorada tu sala de estar y combinar dos fundas diferentes para cada uno de ellos.

Esto también puedes hacerlo si tienes un conjunto de 3+1+1 o si tienes un sofá del tamaño que sea un un orejero en la misma sala de estar. Jugar con los colores puede ayudarte a conseguir mejores ambientes y una decoración más original y menos encorsetada.

 

  • 5-Siempre es mejor contar con dos

 

Independientemente de que se cuente con varios sofás para combinar las fundas o con uno solo, siempre es buena idea contar con al menos dos juegos que pueden ser de diferentes tonos. Esto facilitará mucho las cosas cuando haya que lavar las fundas o en caso de que se manchen.

Las fundas de sofá es fácil que sufran accidentes y manchas, de hecho muchos las eligen para poder disfrutar de su mueble de una manera mucho más despreocupada. Por eso, contar siempre con una funda limpia y a punto para ser usada es una buena idea, ya que en caso de visitas inesperadas solo habrá que cambiar la funda, lo que nos llevará unos pocos minutos, para que el sofá se vea totalmente impoluto.

Además, contaremos con una funda para usar mientras se lava la otra, lo que hará que nunca tengamos desprotegido el mueble y no se estropee el tapizado en caso de ser nuevo o se descubran sus imperfecciones en caso de ser viejo.