Seleccionar página

¿Cuántos años quieres que dure tu sillón? Esos sillones eternos que pasaban de generación en generación forman parte del pasado, un pasado en el que tapizar era más barato que comprar un mueble nuevo y en el que los armazones de los muebles estaban pensados para durar toda la vida.

Pero esto no quiere decir que si encuentras un sillón cómodo y bonito no vayas a intentar que dure el mayor tiempo posible. Uno de los puntos débiles de estos muebles es el tapizado, que si se mancha y se limpia con frecuencia se acaba gastando con rapidez. Además, el roce diario hace que si no es de calidad, tenga marcas en poco tiempo.

Las fundas para sillones son la mejor herramienta para alargar al máximo la vida de los sillones y disfrutar del mueble durante mucho tiempo.

Un sillón nuevo… ¿con una funda?

“Yo no he comprado un sillón para taparlo” Seguramente hayas escuchado esto más de una vez o incluso lo hayas pensado. No se trata de “tapar” un sofá o un sillón, se trata de protegerlo para poder mostrarlo en perfecto estado siempre que se desee. Mantener una tapicería impecable y a la vez usar una sala de estar de forma diaria no es compatible, ya que, con el tiempo, el simple roce de la ropa al sentarse puede acabar causando cierto desgaste.

Las fundas no son simples protectores, también son atractivas. Están fabricadas en telas bonitas que también encontrarás tanto en los colores de moda como en los tonos más clásicos, como los marrones o los beiges. Consigue una sala bonita y práctica para el día a día, cuando te apetezca lucir la tapicería del sillón, se verá impecable, perfecta como el primer día durante mucho tiempo. Algo que agradecerás.

Escoge fundas cálidas de cara al invierno

En Sofundas vas a encontrar telas en muchos colores y también de diferentes materiales y texturas, cubriendo así todas las necesidades y gustos. Algunas son más frescas y resultan muy apropiadas para el verano, otras tienen un toque extra de calidez que las hace ideales para el otoño y el invierno. Además, se pueden completar las fundas con cojines diferentes y con fulares o plaids según la época del año para ayudar a reforzar la sensación que se pretenda dar.

Los colores escogidos para las fundas también suelen variarse dependiendo de la estación del año. En verano los tonos vivos y luminosos como los rosas, los blancos o los crema ayudan a dar frescor a la sala de estar mientras que en invierno las familias prefieren la calidez de los marrones o los grises, tan de moda en las tapicerías originales de sofás de los últimos años. El color debe ir a juego con el conjunto de la sala y, dado que es recomendable tener un par de fundas para poder lavar y reponer, se pueden escoger iguales o en tonos distintos según la predisposición que se tenga a los cambios.

Haz de tu sala el lugar más polivalente de la casa

Tú eliges qué uso quieres darle a tu sillón. Puede ser un lugar para sentarse de manera formal a ver la televisión, leer o charlar o puede ser uno de los espacios más polivalentes de la casa. La mayoría de las familias apuestan por esta última opción y el sillón es el lugar en el que dormir una siesta rápida, en el que hacer los deberes, merendar o incluso, para algunos sirve como espacio para comer cuando se hace a solas.

El sillón también ocupa un lugar en la reunión con los amigos, en donde se comparten risas y confidencias pero también picoteos y bebidas. Puede ser ese espacio de relax en el que tumbarse. Incluso puede ser un improvisado lugar de trabajo en esas noches en las que no queda más remedio que traerse las tareas pendientes al hogar. Cada vez son más las empresas que apuestan por combinar teletrabajo con trabajo presencial y esto hace que la sala de estar se convierta, en algunos hogares, en una improvisada oficina y el sillón en parte de la misma.

Todas estas actividades hacen que el uso del sofá se multiplique. Conseguimos más beneficios de una misma habitación pero también sometemos a los muebles a un un uso mucho más intensivo, lo que hace necesario el protegerlos para evitar un rápido desgaste. El sofá es una de las piezas que se somete a un mayor desgaste y que, por tanto, más necesita de esta protección extra. Con las fundas se le ofrece ese abrigo pero sin perjudicar a la estética de la habitación en absoluto.