Seleccionar página

Mantener las fundas de los sofás bonitas y como nuevas es importante porque son la cara visible de este mueble. Saber cómo lavar las fundas de tus sofás bien, es básico para que se pueda tener una funda de sofá nueva y en buen estado y que además dure mucho tiempo.

Generalmente, solemos pecar de lavar las cosas a demasiada temperatura y a lavados más largos de lo aconsejable en la creencia de que así las cosas quedan mejor, pero lo cierto es que no tiene mucho sentido hacerlo ya que la ropa se estropea mucho más y puede quedar impecable con ciclos más cortos que, además, consumen menos agua y respetan más la ropa.

Si la funda tiene algún tipo de mancha complicada, como vino o chocolate, lo aconsejable es tratarla antes de meterla en la lavadora con algún producto adecuado para el tipo de tela de que esté hecho la funda ya sea aplicándolo en espuma o bien mezclándolo con agua para poner la tela a remojo antes del lavado.

Con las fundas de sofá se puede utilizar suavizante si nos gusta el olor que deja en la ropa, o la sensación de suavidad que transmite, pero hay que tener en cuenta que algunos perfumes pueden causar alergias en personas que son sensibles a sus componentes, algo que hay que tener en cuenta antes de usar este tipo de productos.

¿Qué nos dice la etiqueta?

El primer y más importante consejo es leer la etiqueta del fabricante en la cual suelen venir todas las instrucciones de lavado. Es fundamental leerla bien y seguir todas las indicaciones. Si se desconoce alguno de los símbolos solo hay que consultarlo en Internet.

En la etiqueta encontramos información sobre si se tiene que lavar a mano, a máquina o en seco, la temperatura máxima que soporta en la lavadora, si puede ir a la secadora y si acepta plancha y hasta qué temperatura.

El fabricante es el que mejor conoce las características de un producto y sus indicaciones garantizan que se le está dando a la funda el mejor de los cuidados, ayudando así a que se mantenga impecable y como nueva durante mucho más tiempo.

Es también importante que si la funda se lava en lavadora se utilice un detergente adecuado, evitando productos antimanchas muy agresivos que podrían dañar los colores y hacer que la funda pierda su bonito aspecto. Si se tienen dudas sobre si un producto es apto para la funda debe de probarse primero en una zona pequeña y que no quede a la vista.

La comodidad, prima ante todo

Personalmente, creemos que una funda de sofá tiene que ser algo que facilite la vida y no que la complique. Por eso, recomendamos que antes de comprar una funda que nos guste se miren las instrucciones de lavado y se eviten los productos que exigen limpieza en seco o lavado a mano.

Dadas las dimensiones de las fundas, el lavado a mano puede ser muy incómodo y la limpieza en seco sale cara, por eso, lo mejor es que las fundas puedan lavarse a máquina en el hogar y mejor todavía si pueden secarse en la secadora para ahorrar tiempo y evitar tener que colgarla en el interior si llueve.

Cada persona conoce el espacio del que dispone y también el tiempo que emplea en su colada, por eso cada uno valorará si el hecho de que una funda pueda secarse en secadora es algo fundamental. Pero lo que sí es importante es hacer balance antes de comprarla y hacerlo en consecuencia para que no haya luego sorpresas desagradables.

La secadora es también importante para las personas con alergia a los ácaros ya que está demostrado que el calor de sus programas de secado ayuda a eliminarlos totalmente. Dado que muchas fundas no se pueden lavar a temperaturas demasiado altas, poder ayudar con la secadora es importante para quienes necesiten unas fundas de sofá que no causen alergias y que puedan disfrutar sin estornudos.

¿Plancha? No siempre es necesaria

¿Sabías que muchas de las fundas de nuestra tienda no necesitan plancha? Al ser tejidos elásticos no tienen por qué pasar por la plancha, se ajustan al sofá, cogen la forma y quedan como nuevos al colocarse. Esto va a ahorrar mucho trabajo, sobre todo si en la casa hay niños o mascotas y las fundas se lavan con frecuencia. En estos casos recomendamos fijarse en las instrucciones y comprar aquellas fundas que no haya que planchar, lo que facilitará mucho las cosas para toda la familia.

Para que localizar la funda adecuada para cada familia sea más fácil, en nuestra Web se pueden leer las condiciones de lavado, secado y plancha de cada funda. Al pinchar sobre el producto se encuentra toda la información sobre el mismo, esta incluida.