Seleccionar página

Las fundas de sofá son una gran ayuda para tener una sala de estar bien combinada, en buen estado y cómoda. La gran variedad de modelos, hace fácil escoger la que mejor queda en el conjunto de la sala de estar, además, puedes elegir distintos modelos de colores variados para tener más opciones decorativas.

Contar con un salón para visitas y una sala de estar para diario, no es lo más habitual en las casas de hoy en día, por eso, te aconsejamos que aprendas unos trucos que te ayuden a usar el sofá todos los días y aun así, conservarlo tan bonito como siempre, aquí es donde las fundas juegan un importante papel.

Usar fundas a diario, ayuda a que el sofá se mantenga en buen estado sin tener que ser especialmente cuidadosos. Y cuando se quieras presumir de mueble o de tapicería, solo debes retirar la funda. Se ponen y se quitan con un método fácil y rápido, te anima a su uso haciendo más sencillo el momento del lavado.

Fundas de sofá, la mejor solución para que los niños disfruten y tú te despreocupes

Los niños suelen ser inquietos pero además su prioridad es jugar, ya que, esta es su forma de aprender y de relacionarse con el mundo. Los peques no suelen ser conscientes de que los roces de sus zapatillas o de las ruedas de sus juguetes pueden causar daños en la tapicería de tu sofá.

También es normal que les caigan restos de comida o que cuando dibujan en sus libretas, acaben pintando la mesa o el sofá sobre el que están realizando sus tareas. Para los padres hay dos caminos, o estar todo el día encima de sus hijos para que no manchen, o tomar precauciones para que los pequeños puedan disfrutar de la sala sin que sea un problema para tu mobiliario.

Las fundas protegen lo más delicado de la sala, los sofás o las sillas, esto nos permite que los niños jueguen sin que la tapicería se vea en peligro. Poco a poco, aprenderán a tener cuidado con sus cosas, su ropa y su entorno, pero gracias a las fundas el proceso de aprendizaje será menos costoso.

Fundas de sofá para que tu mascota pueda subirse sin miedo

Si los niños pueden dañar una tapicería delicada, las uñas de un perro o de un gato pueden ser lo peor que le pase a tu sofá o a tus sillas nuevas. Muchas familias, utilizan una colchoneta o un espacio individual para sus mascotas, pero en otras esto no es una opción, ya que quieren disfrutar de su animal de compañía en todo momento. Además, si trabajas durante todo el día y te demoras, lo más normal es dejar que la mascota disponga del máximo espacio libre en casa, para no sentirse encerrado.

Las fundas para sofá son ideales para mascotas, ya que protegen la tapicería no solo de las uñas, sino también de los olores y de los pelos. Para que el sofá esté impecable solo debes sacar la funda, sacudirla bien y volver a colocarla, además, puedes lavarla tantas veces como necesites para evitar los olores.

Te aconsejamos que cuentes con dos fundas, de este modo, siempre tendrás el sofá en perfecto estado y si llega una visita inesperada, solo debes colocar la que está limpia, tardarás un par de minutos hacerlo.

Fundas de sofá para que los amigos piquen mientras veis una serie

No solo los niños o las mascotas manchan las fundas del sofá, debes reconocer que los adultos también podemos poner en riesgo una tapicería. Ya sea con comida mientras vemos una serie o cuando disfrutamos de unos aperitivos durante un partido de fútbol, las reuniones con amigos son un buen ejemplo; cuando las bebidas y los snacks pueden acabar sobre el sofá fácilmente.

Para estas reuniones informales las fundas son una gran solución. Quedan bonitas, por tanto no van a desentonar con el resto de la sala, permiten que puedas estar más relajado sin estar pendiente de que caigan alimentos o bebidas sobre el sofá.

Gracias a la gran variedad de modelos que hay en nuestra tienda online, no importa el tipo de sofá que tienes, siempre habrá una funda adecuada tanto en la forma como en el color. Contamos con diferentes estilos y telas para que puedas incorporar a la decoración de tu sala consiguiendo que sea un elemento que sume en elegancia y no solo una medida de protección.