Seleccionar página

Cada vez son más las personas que confían en Sofundas para comprar sus fundas para sofás, sillones y sillas. Pero todavía quedan ciertas dudas sobre este tipo de fundas en general que se repiten con frecuencia.

Por eso, hemos querido responder las más habituales para despejar cualquier incertidumbre que se pueda tener sobre este tipo de producto.

Por supuesto, estamos siempre a disposición de los clientes para cualquier duda que puedan tener o para cualquier aclaración sobre nuestros artículos.

¿Valen para todos los sofás?

En nuestra Web puedes encontrar fundas para prácticamente cualquier tipo de sofá. Salvo casos muy excepcionales por su tamaño o su forma fuera de lo común, las fundas de nuestra tienda online se van adaptan a cualquier mueble, ya que, las tenemos disponibles con una gran variedad de formas y de medidas.

En cualquier caso, es fácil comprobar si la funda encaja para un sofá, en concreto, porque en todas las fichas se especifican las medidas, para descarta errores. Pero si se compra una funda y finalmente no vale para un sofá, el cliente cuenta con un plazo de 20 días para efectuar la devolución.

¿Son adecuadas para sofás nuevos?

Hay una falsa creencia por parte de alguna gente de que las fundas solo son para sofás viejos que se quieren aprovechar, esto no es así. Las fundas son adecuadas para sofás nuevos que se quieren preservar nuevos durante mucho más tiempo.

Así, las tapicerías quedan protegidas y los niños pueden merendar en el sofá, el perro puede subirse o se puede comer sin miedo a que el sofá se quede sucio.

Cuando se quiere lucir la tapicería original no hay más que quitar la funda y se verá igual que el primer día. Todo, sin tener que estar actuando con sumo cuidado en cada momento, más bien al contrario, viviendo el sofá como hace cualquier familia y disfrutando del mismo sin tener que poner reglas estrictas para evitar dañarlo.

¿Realmente son tan fáciles de poner y de quitar?

Las fundas de nuestra Web están pensadas para facilitar la vida siempre y por eso sus diseños siempre hacen sencilla la tarea de colocar la funda o de retirarla.

Las fundas elásticas se colocan desde el respaldo hasta los pies y quedan totalmente encajadas de una manera muy rápida y cómoda. Las dúplex también son muy fáciles de poner, ya que la técnica es la misma solo que hay una segunda pieza para la zona de asiento. Las prácticas, como su nombre indica, son todavía más fáciles de colocar porque solo hay que colocarlas sobre el asiento.

En definitiva, en cuestión de pocos minutos las fundas pueden estar colocadas perfectamente y en segundos retiradas. También son muy fáciles de colocar cada día al ordenar el sofá y hacer la limpieza de la sala, por lo que siempre se van a ver impecables.

¿Qué tipo de funda debo de escoger?

El tipo de funda que vayas a escoger va a depender en gran medida del tipo de sofá que tengas. Muchos sofás, por su forma característica, aceptan solo un tipo de funda. Pero, si por el contrario, tienes un tresillo de líneas rectas, podrás jugar con distintos estilos de fundas, desde las de lazos hasta las elásticas o las fundas prácticas.

También va a depender de la frecuencia con la que quieras lavarlas y de si estás o no dispuesto a planchar. Las fundas elásticas o las prácticas no necesitan de plancha, pero las multiusos de telas más finas, las que son estilo foulard, sí será necesario plancharlas para que tengan una mejor apariencia.

¿Deben de ser las fundas idénticas?

Esta es una pregunta frecuente por parte de nuestros clientes. ¿Es realmente necesario que las fundas de sillones, sofás y sillas sean todas de un mismo color? Lo cierto es que no, pero sí es imprescindible que estén coordinadas para que la apariencia general de la habitación sea agradable.

Se recomienda no mezclar más de dos o tres colores principales en una misma habitación, así que puedes jugar con dos tonos de fundas y utilizar complementos para coordinar mejor el conjunto. Por ejemplo, las cortinas y las alfombras pueden ser de una tonalidad neutra, como un beige y las fundas de colores más intensos.

Juega a combinar granates y verdes oscuros. Por ejemplo, usa una funda en verde oscuro para el sofá y fundas granates para las sillas del comedor. Pero coloca sobre el sofá cojines con tonos en granate para crear un bonito conjunto. Del mismo modo, las cortinas o las alfombras pueden tener detalles en ambos tonos para conseguir que todo se vea dentro de un mismo conjunto.