Seleccionar página

Las fundas para sofás, sillas y sillones no solo sirven para tapar una tapicería que ha pasado por mejores momentos o para proteger un sofá del roce en casas en las que hay niños o adultos a los que les encanta disfrutar del sofá sin límites. También son las mejores aliadas para poder hacer cambios en el hogar y mover muebles de sitio consiguiendo que encajen perfectamente en su nueva ubicación. Y una buena manera de conseguirlo es adquirir fundas a juego con los textiles del hogar.

Para lograr los mejores resultados es muy importante contar con una gran variedad de opciones en lo que se refiere a las formas, colores y telas de las que están hechas las diferentes fundas. Por eso, en nuestro catálogo tratamos siempre de contar con la mayor variedad de manera que siempre se encuentre algo que encaje con lo que se está buscando.

También es importante que las fundas sean sencillas de colocar y de quitar, porque una de las ventajas de usarlas es que todo se va a ver siempre limpio e impecable. Nuestras fundas son muy sencillas poner y pueden ir a la lavadora tantas veces como sea necesario, por lo que no tendrás miedo de que se manchen ni te dará pereza colocarlas.

Tu salón comedor, ahora perfectamente conjuntado

Tras una mudanza es frecuente que la distribución de los muebles cambie. Tal vez, en tu antigua casa, tu sala de estar estaba separada del comedor y ahora todo comparta un único espacio grande y amplio. Pero si no has comprado los muebles pensando en que se vieran todos juntos es posible que los tapizados no sean excesivamente compatibles.

Las fundas para las sillas del comedor y/o para el sofá de la sala son la mejor herramienta para conseguir que todo encaje en la nueva habitación y que haya un único tono protagonista. Puedes optar por cambiarlo todo o por cambiar solo una de las cosas haciendo que vaya a juego con el resto.

Pero ya que se estrena casa, ¿no te apetece verlo todo renovado? Las fundas de sofá y de silla son económicas y están disponibles en una gran cantidad de colores. Solo con variar estas fundas puedes darle un cambio radical a tu salón comedor que no parecerá el mismo que tenías.

Solo debes de tener en cuenta al elegir los nuevos tonos las cortinas y las alfombras que vas a poner en la habitación, que seguramente serán nuevas para adaptarse a las medidas actuales del salón comedor.

Os mostramos un ejemplo en color caldera:

IR A LA FUNDA DEL SOFÁ / IR A LA FUNDA DE LA SILLA

Cambia el sillón de habitación y consigue que todo encaje

Con el tiempo, las necesidades cambian. Tal vez un sillón en la sala te resultaba cómodo cuando vivías solo en tu apartamento. Pero ahora que vives en pareja y pronto habrá familia te apetece un sofá más grande en el que poder acomodaros todos.

Ese pequeño sillón puede tener una segunda vida en otra habitación de la casa, por ejemplo en el estudio o en lo que será el cuarto de juegos del niño. Para que encaje bien y se vea impecable, solo tendrás que ponerle una funda a juego con el resto de elementos de esa habitación y quedará como comprado a propósito para ese lugar. Por ejemplo uno de estos tonos:

Y no olvides que las fundas, que las hay de todos los tamaños y para cualquier estilo de sofá, son también perfectas para proteger el nuevo sofá de la sala de estar y que se mantenga impecable y a prueba de bebés y niños.

Las sillas del comedor, perfectas en tu cocina

Si has pensado en cambiar tu comedor porque la mesa ya no se ve moderna o tal vez quieres un modelo más pequeño o más grande en función de tus nuevas necesidades, tal vez te hayas planteado el reciclar las sillas.

Algunas sillas de comedor, por su forma clásica, pueden encajar en otros ambientes como por ejemplo en la cocina y pueden servir para reemplazar otras sillas más usadas o que te gusten mucho menos.

También pueden usarse para silla auxiliar en el dormitorio o para colocar en algún rincón de la casa junto con una pequeña consola en la que puede ir, por ejemplo, el teléfono.

El problema de conjuntar las sillas suele venir no tanto por las formas, ya que si son de madera pueden encajar en cualquier decoración bien sea directamente bien sea con una mano de pintura, sino de su tapizado. Tapizar la silla puede dar mucho trabajo, pero colocar una funda es rápido y muy económico.

Y dado que las hay de todos los colores y para todo tipo de sillas, puedes comprar unas a juego con las cortinas de la cocina para que pasen a formar parte de esta habitación, o que combinen con los colores de tu dormitorio o de las alfombras del pasillo en el que está situada la consola del teléfono.

Mirad qué bien quedan estas sillas con respaldo con la funda en color ocre: