Seleccionar página
Cómo decorar una casa estival con mínimo presupuesto

Cómo decorar una casa estival con mínimo presupuesto

Por fin tienes una bonita casa estival, ahora solo queda decorarla para poder disfrutar del verano al cien por cien. Hoy te traemos unos cuantos trucos, que puedes implementar gastando muy poco para que tu vivienda vacacional cuente con un aire veraniego, bonito, moderno y muy agradable. Toma nota de estos consejos y verás como con poco presupuesto para decoración, conseguirás unos cambios perfectos para tener la casa a tu gusto, reflejando tu personalidad en cada una de las habitaciones, de manera que todos os sintáis cómodos en ella y orgullosos de mostrarla a las visitas.

Tu viejo sofá aun puede dar mucho juego

Si hace poco renovaste el sofá de casa, te aconsejamos que lo aproveches de nuevo en tu vivienda de verano. Muchas veces aprovechamos al máximo los muebles porque da pena cambiarlos cuando todavía están bien, aunque ya no nos gusten tanto. Ahora puedes darles una nueva vida en tu casa de verano, coge tu viejo sofá para utilizarlo allí, podrás cambiar el de tu residencia habitual y disfrutar de la comodidad en ambas casas.

Para que se vea totalmente nuevo, solo tendrás que buscar una bonita funda que se adapte a su tamaño y forma, te va a encantar el resultado. Tendrás un asiento cómodo, con el color que tu elijas para tu casa de verano y además, la excusa perfecta para comprar un nuevo mueble en tu domicilio habitual.

Escoge un color a juego con las cortinas y el resto de elementos de la sala de estar de tu casa de verano. Te sugerimos una combinación de blancos y azules que le den a tu sala de estar un aire muy marinero, ideal para este tipo de viviendas. Recuerda que hay muchos tipos de telas en las fundas para sofá de nuestro catálogo. Te recomendamos que elijas aquellas de tejidos más frescos para que sentarse cuando hace calor no sea un problema.

Restaura tus muebles para conseguir un comedor perfecto

¿Todavía estás pensando en qué vas a hacer este verano? Tal vez sea el momento de dar rienda suelta a tus dotes manuales y ponerte a realizar pequeñas restauraciones de muebles. Es una tarea divertida y muy gratificante, al final vas a disfrutar del resultado mucho tiempo y podrás aprovechar los muebles más antiguos en tu decoración.

Por eso, te animamos a que acudas a mercadillos o a páginas de venta de artículos de segunda mano para adquirirlos, aunque tal vez tengas algún mueble viejo por casa. A veces se encuentran verdaderas joyas que con una capa de pintura y barniz serán perfectas para tu espacio. Además los muebles de efecto envejecido, son tendencia decorativa en estos hogares.

Como bien sabes, lo vintage está de moda, una restauración sencilla puede hacer mucho por la decoración de tu hogar. Escoge modelos de líneas sencillas, serán mucho más fáciles de lijar y de tratar posteriormente.

En el caso de las sillas, puedes darles un toque final perfecto con una funda con este truco, las sillas se verán totalmente nuevas. Conseguirás que tus invitados se sientan como si estuvieran estrenando comedor cada vez que van a comer o cenar en tu casa.

Un porche o una terraza muy atractivos gracias a unos antiguos sillones orejeros

Si tu casa estival tiene un pequeño porche o una pequeña terraza cubierta que invita a sentarse por la noche o a desayunar mientras disfrutas de tus bebidas y refrescos favoritos… ¡Dale un aire más atractivo y personal!

Incluye en este espacio un par de sofás orejeros antiguos renovados totalmente gracias a las fundas de sillón. Encuentra las mejores opciones en tejido de hogar para decidir el color y el formato que más combina con el espacio.

Muchas veces, tenemos estos sofás y no sabemos muy bien donde situarlos cuando queremos hacer un cambio de decoración. Si es tu caso, el de algún familiar o un amigo, no dudes en “adoptar” sus orejeros para convertirlos en el toque especial y atractivo que necesita el espacio de tu casa estival.

Puedes escoger unas fundas en un tono clásico para que parezca que el tiempo se haya detenido en este espacio. Decora la zona con velas o candiles como los de principios de siglo XX. Juega con otros muebles similares para completar tu decoración, como una mesa baja o un revistero. Si te gusta que el espacio sea un más llamativo, coloca fundas en tonos atrevidos y cuelga unas luces de farolillos en el porche para darle un aire moderno, más divertido e incluso festivo.

Pero, lo mejor de todo es que este será un rincón para pocas personas, será el espacio privado que necesitas en tu hogar, perfecto para relajarte, comentar la jornada con tu familia o hacer planes para el día siguiente con tu pareja.

¡Disfruta de tus espacios renovados todo el verano!

Da la bienvenida al verano en tu salón

Da la bienvenida al verano en tu salón

Con la llegada del bueno tiempo nos apetece hacer cambios físicos, cambios en el guardarropa y cambios en el hogar.

¿Te gustaría cambiar el aspecto de tu salón y renovarlo prácticamente por completo y sin gastar mucho dinero? Pues te damos algunas ideas para hacerlo. La primera, pintar, puedes llevarla a cabo tú mismo o tú misma, solo necesitas un poco de maña para encintar bien las paredes, además, puede ser un momento muy divertido. Elige los colores y modelos que más te gusten o los que mejor combinen con tus muebles, pero si realmente te apetece un cambio, te recomendamos que cuanto más rompedor sea mejor.

Renovar la decoración de tu salón puede salirte por muy poco si no tienes que comprar muebles nuevos. Te proponemos una serie de ideas que podrás desarrollar con un presupuesto reducido, apto para cualquier bolsillo.

Es el momento de pintar

El verano es tiempo de renovación, así que si quieres darle la bienvenida a esta estación tal y como merece tal vez el primer paso sea pintar la sala de estar. Ahora es un buen momento porque el tiempo es más seco y resulta más rápido. Además, si escoges una pintura ecológica sin olor no tendrás ningún problema durante el secado de la estancia, podrás utilizar la sala nada más termines de pintarla.

Los tonos claros están de moda y la moda del blanco permanece todavía. Sin embargo, es un color arriesgado porque puede acabar resultando muy frío y si las paredes no tiene un aspecto impecable tal vez no se acabe de ver bonito. Por eso, muchos diseñadores de interior apuestan más por un tono pastel suave que le de algo más de calidez a la habitación.

También es tendencia el gris, en todas sus tonalidades. Si el salón no es muy grande siempre es preferible optar por las gamas más claras para evitar empequeñecerlo visualmente. Elige el color en función de tus gustos, pero pensando también en los elementos decorativos que tengas y que no quieres cambiar. Con esto, te aseguras de que todo sigue combinando perfectamente y se guarda un buen equilibrio.

Es una tarea que si la realizas tu mismo, no te supondrá un gasto relevante. Aunque debes estar muy seguro que el acabado puede no ser igual que el de un profesional.

Colores y texturas frescas para tu sofá

Si has vaciado la habitación para pintarla con comodidad aprovecha para hacer una buena limpieza antes de volver a ponerlo todo en su sitio. Seguro que muchas cosas no las necesitas y algunos adornos ni siquiera te gustan, seguían sobre el mueble por costumbre. Con esta limpieza la habitación se verá menos recargada y más fresca.

Pero llega el momento de hacerle caso al mueble más importante del salón, el sofá. Para que su aspecto sea más fresco y más veraniego puedes comprar una funda de tela fina en algún color claro que transmita esa sensación.

Puedes apostar por un color en la línea de las paredes, si estas son claras o por un contraste, eligiendo un tono vivo e intenso. Esto le dará a tu sala un aspecto más informal y juvenil mientras que si la decoras toda en tonos claros quedará más elegante y sofisticada.

Cambia también las fundas de las sillas para que combinen con la nueva funda de sofá y todo se vea coordinado y cuidado, un toque elegante para una sala de estar moderna. En nuestra Web puedes encontrar fundas para sofá como la funda práctica Eysa para sofá de tres plazas.

Disfruta de la luz natural

Aprovecha que has pintado y que por tanto habrás descolgado tus cortinas para plantearte el cambio de las mismas por unos estores en blanco o en un tono similar a las fundas del sofá. Quizás en un principio te parezca que los estores no son tan elegantes como las cortinas de toda la vida, pero la verdad es que si das el cambio te vas a sorprender por lo bien que quedan, por el aspecto fresco y moderno que dará a tu salón y, sobretodo, por la cantidad de luz natural que va a entrar en tu casa.

Para esto último es importante que escojas estores que dejan pasar la luz natural, al mismo tiempo que preservan la intimidad del hogar. Existen muchas opciones en el mercado que incluyen telas que incluso filtran los rayos UVA para que tu hogar solo reciba lo bueno del sol.

Te encantará el aspecto de tu salón con los estores y verás que incluso parecerá un poco más grande. Una vez que los tengas ya no querrás cambiar de nuevo a las cortinas aunque si las echas de menos en invierno siempre puedes combinar ambos elementos.