Seleccionar página
Prepara la vuelta al cole, renueva tus fundas con las últimas novedades

Prepara la vuelta al cole, renueva tus fundas con las últimas novedades

Es el momento de pensar en la vuelta al cole, no te vamos a hablar de la compra de libros o de ropa, ni tampoco de la “pena” de los papis y mamis cuando los más peques empiezan la rutina… Nos vamos a centrar en algo que nos encanta, la renovación de tu hogar con una pequeña inversión, mediante el uso de nuevas fundas para sillas o sofá de tu hogar.

Cuando se tienen niños y niñasen casa, todo gira en torno a ellos, es habitual tenerlos en cuenta en todas las compras, a fin de cuentas, viven en la casa y son los que hacen un uso menos convencional de los muebles, habitaciones y otros elementos. De hecho, en muchos hogares, los peques son la razón por la cual, hay fundas en los sofás y en las sillas de comedor, así que, tienen mucho que ver en la elección de los mismos. Por ejemplo: una casa con niños o niñas, preferirá las telas gruesas y fuertes en las fundas de sofá antes que otras que pueden resultar atractivas pero que son excesivamente delicadas.

Te vamos a mostrar las mejores fundas para un hogar con peques.

La silla de la habitación del niño

Muchos peques todavía son pequeños para tener una silla de escritorio, tienen una silla convencional en su habitación para acostumbrarles a desarrollar algunas tareas en su habitación, como sentarse a leer, a pintar o dibujar. Antes de que arranque el curso, es el momento perfecto para renovar la silla de la habitación de los más pequeños, con colores alegres y de temporada, que aporten una nota de color a su habitación.

Los más pequeños del hogar, prefieren los colores intensos, así que lo mejor es apostar por colores llamativos como los tonos naranja, rosa fucsia o azul intenso, que pueden estar combinados con el resto de la habitación y con sus gustos. Con la funda no tendrás que preocuparte de tener las sillas manchadas o de acaben pintandascon los lápices de colorear, un lavado rápido arreglará todo el problema de una manera rápida y efectiva.

Si eres de esas personas a las que les gusta que todo combine, puedes escoger diferentes tonos de funda para silla y variarlos para que vayan siempre a juego con el resto de los elementos de la habitación, ofreciéndole más vida y alegría al cuarto de tu peque.

Sala de estar o sala de estudio

En muchos hogares la habitación de los peques es pequeña, entonces los papás y mamás no pueden ayudarles en las tareas cómodamente dentro de la habitación. Por este motivo, la sala de estar se suele convertir en una improvisada sala de estudio, en la que los más pequeños pueden hacer sus deberes con la ayuda de sus papás o mamás.

Esto implica que libretas, bolígrafos y otros materiales escolares estén esparcidos por la mesa y, en ocasiones, por el sofá. Evita que tus muebles acaben manchados o estropeados de tinta, protégelos con una funda básica elástica, perfecta para soportar el ritmo de vida de los pequeños. Una vez que los peques se van a la cama y todo el material escolar queda ordenado en su habitación, es el momento perfecto para las mamás y papás, que necesitan tumbarse en el sofá y disfrutar de un rato de relax antes de ir a dormir.

Nuestras fundas básicas son ideales para familias que viven intensamente su sala de estar, que se convierte en sala de estudios e incluso, en algunas ocasiones, en un improvisado comedor.

Elige el color perfecto para tus fundas de sofá, en tonalidades modernas y actuales que se acerquen a un tono oscuro para soportar mejor su uso intensivo. Además, las fundas son muy fáciles de lavar, pero aun así, nadie quiere hacerlo a mitad de la semana, por eso te aconsejamos que elijas colores oscuros y telas más gruesas, ya que soportan mejor el ritmo durante la semana.

Coordina tu sofá con las sillas de comedor

Una vez has elegido una funda para tu sofá, basada en los dos criterios mencionados: moda y color, debemos hacer lo mismo con las fundas para las sillas del comedor. Las sillas de comedor, deben ir coordinadas con el sofá así que, puedes aprovechar para renovarlas y actualizarlas cuando escojas una funda nueva para este mueble.

Si tienes predilección por los tonos clásicos que siempre están de moda, puedes apostar por los marrones, beige oscuro o tostados. Pero, si lo que de verdad te gusta es ver tu sala actualizada y al día, echa un vistazo a nuestras novedades, que incluyenla paleta de colores que se va a llevar este invierno. Escoge las mejores fundas para tu salón, las que le den un toque moderno y renovado a todos tus espacios

Trucos para mantener tu casa fresca en verano

Trucos para mantener tu casa fresca en verano

Existen diferentes trucos para mantener una casa fresca en verano, especialmente cuando no hay aire acondicionado. Los ventiladores siguen siendo grandes aliados pero cuando hay un fuerte ola de calor todo parece ser poco.

Por eso te traemos una serie de recomendaciones pensadas para refrescar tu hogar durante los meses de mayor calor.

El algodón, un gran aliado

Los materiales escogidos para los textiles del hogar son muy importantes de cara a mantener una buena temperatura en el ambiente. Los tejidos naturales transpirables son los más adecuados para mantenerse fresco, ya sea en cama o ya sea al sentarse en el sofá. Entre estos tejidos más suaves y transpirables, destaca el algodón.

Si tu sofá es de piel o es de algún tejido no transpirable o especialmente cálido, sentarte en él en verano puede ser un verdadero suplicio. Pero solucionar esto es muy sencillo, solo tienes que poner unas fundas frescas transpirables en el sofá y sentirás una sensación totalmente diferente una vez que te sientes.

Haz lo mismo con tus sillas, para evitar esa incómoda sensación humedad en el asiento tras pasar mucho tiempo sentado sobre él. Además, en la mayor parte de los casos no es una sensación sino una realidad e incluso puede llegar a mojarse la ropa.

Estarás más fresco y más a gusto en tu casa sentado sobre fundas de tejidos refrescantes que te permitan mantener la silla o el sofá seco en lugar de acumular la humedad sobre la superficie.

Cierra las cortinas en las horas de calor

En días muy soleados parece que apeteciera abrir la casa y dejar entrar la luz, pero si se quiere un hogar fresco hay que hacer exactamente lo contrario.

Si tienes la casa abierta entrará el calor, el aire recalentado de la calle y los rayos del sol que ofrecen mayor sensación de calor. Por eso, la mejor manera de actuar es cerrando las cortinas e incluso bajando las persianas en los dormitorios, para que mantengan el aire fresco de los ventiladores, del aire acondicionado o, que al menos, el ambiente no se caliente más.

Al llegar la tarde noche, en los lugares en los que refresca, es el momento de abrir la casa y dejar que entre el aire de temperatura más agradable. Así, la casa bajará unos grados de temperatura, se renovará el aire y todo eso ayudará a dormir mejor.

Es conveniente instalar mosquiteras para que el abrir las ventanas no sea sinónimo de entrada de los mosquitos, que pueden echar por tierra el plácido descanso.

Los estores con tela que evita las radiaciones negativas del sol son muy adecuados, porque dejan pasar la luz, pero ofrecen una barrera a los rayos UVA y también al calor. Además de conseguir un ambiente más fresco protegen a las personas y también a los muebles de los efectos nocivos del sol.

Friega la casa a última hora de la tarde

El agua fresca es una forma elemental pero efectiva de refrescar el ambiente. Pero si friegas la casa en las horas de más sol no va a servir de nada porque el agua se evaporará nada más tocar el suelo y no habrá lugar a que cause efecto alguno.

Sin embargo, si friegas la casa con agua fría al atardecer, cuando bajen las temperaturas, se notará todavía más ese fresco porque el agua irá evaporándose más despacio contribuyendo así a la subida ligera de las temperaturas.

Si utilizas aromas frescos cuando friegues tu hogar la sensación de frescura tan agradable va a acentuarse. Además, algunos olores ayudarán a evitar los insectos de verano, como el olor a lavanda o la contribuye la citronela que puede añadirse al agua de fregar porque tiene efectos repelentes contra los temidos mosquitos.

Otros consejos

Consigue que el efecto de tu ventilador sea más intenso con un cuenco con hielo y sal. El aire del ventilador pasará por el hielo y se enfriará, dando una sensación de frescor mucho mayor que con el ventilador solo.

Otro truco muy efectivo es cambiar todas las bombillas por bombillas LED. Este sistema de iluminación no solo consume mucho menos, perfecto para ayudarte a ahorrar a final de mes. Las bombillas de este tipo no se calientan tanto como ocurre con las tradicionales.

Dónde más vas a notar el cambio será en las habitaciones con lámparas de varias bombillas o en sitios en los que la luz está muy próxima, lámparas de lectura o focos para estudiar.

Es importante apagar los ordenadores y otros electrodomésticos cuando no se utilizan, porque pueden generar calor. Una CPU antigua puede dar mucho calor en una habitación y crear un ambiente complicado.

Hoy en día, los electrodomésticos modernos cada vez desprenden menos calor, pero no está de más apagarlos cuando el tiempo es extremadamente cálido.

Ten en cuenta que todo te ayuda a conseguir una habitación con una temperatura más agradable.

Devuelve a tu comedor la juventud con poca inversión

Devuelve a tu comedor la juventud con poca inversión

Los comedores son tal vez la estancia de la casa que menos nos preocupamos de renovar, especialmente si no la usamos a diario. Por eso no es raro ver que en una vivienda moderna hay un comedor muy clásico que es, a todas luces, herencia de algún familiar.

Uno de los problemas de estos comedores es que son de madera de muy buena calidad y tienen un alto valor, pero que hoy nadie va a pagar por ellos. Entonces, da pena tirar el comedor de caoba o de otra madera noble y acaba en casa aunque no vaya acorde con el resto de la decoración. Si además se miran los precios de los comedores grandes, con mesas que se despliegan, el antiguo comedor de madera noble acaba pareciéndonos mucho más bonito.

Pero, ¿has pensado en que ya que no lo vas a tirar puedes al menos restaurarlo y hacer que se vea mucho más moderno y bonito? Te damos algunas ideas que te van a encantar para devolverle la juventud a tu comedor por muy poco dinero.

Rejuvenece la mesa de comedor

La mesa de comedor es quizás lo que más trabajo puede dar. A veces, la madera es buena pero el paso del tiempo ha hecho que esté dañada en algunas zonas o tenga arañazos profundos. Si es así, es el momento de lijarla y darle una reparación básica con masilla para madera que cubra todos los desperfectos.

Lijar la mesa da un poco de trabajo, pero no es demasiado complicado y los resultados finales van a ser espectaculares. Porque una vez que se le haya retirado el barniz, podrás tomar diferentes decisiones respecto al mueble:

  • Barnizarlo de nuevo una vez reparado para que mantenga su aspecto anterior.
  • Cambiar el tono del barniz para oscurecerlo más o para darle una pátina envejecida
  • La solución más radical y la que más nos gusta es la de pintar la mesa. Muchas personas no quieren ni oír hablar de pintar madera de calidad, pero ¿de verdad vamos a tener en casa algo que no nos guste solo porque hay quién cree que no deberíamos de pintarlo?

Los colores modernos como los azules verdosos o incluso los blancos envejecidos son perfectos para este tipo de mueble, que quedará mucho más bonito y que además estará a juego con el resto de la decoración del hogar.

Rejuvenecer las sillas

Las sillas también acusan el paso del tiempo, sobre todo en sus tapizados, pero también en los encolados. Encolar una silla no es nada complicado, solo requiere tiempo y una pequeña dosis de maña. También es posible reparar la madera tal y como hemos hecho en el punto anterior, sobre todo si se ha optado por pintar la mesa, ya que las sillas deberán de ir en el mismo tono.

Una vez que la madera está restaurada llega el momento de hacer algo con las zonas tapizadas. Lo más fácil es ocuparse mediante fundas para sillas, que pueden ser solo para el asiento o pueden ser fundas para silla con respaldo. En nuestra tienda online hay muchos modelos que quedarán estupendamente tanto si conservas el tono de la madera como si optas por darle color. Podrás combinarlo con los colores de la madera o con el resto de tonos de la habitación.

fundas-sillas

En aquellos casos en los que la madera del mueble no necesita ser restaurada y no vamos a hacer ningún tipo de cambio, poner las fundas a la silla es todo lo que vamos a necesitar para rejuvenecer el comedor, dejándolo con la mejor apariencia por tan poco dinero que te parecerá mentira que un cambio tan nimio nos ofrezca tan buenos resultados.

Otros cambios en el comedores

Terminar de cambiar la imagen del comedor pasa por cambiar también otros complementos, como son las alfombras o las cortinas. Una alfombra moderna con cortinas a juego quedará siempre muy bien y dará un aire mucho más actual a esta estancia. Incluso si dejas la mesa y las sillas en tono de madera clásica, puedes darle mucha luz a la habitación con una alfombra moderna a juego con el resto de textiles, incluidas las fundas.

Si la madera es oscura, el color de las paredes debe de ser claro para ofrecer un contraste, tenlo en cuenta cuando vayas a pintar y escoge colores como el blanco, el gris perla o la gama de beiges y cremas. Esto es especialmente importante si el comedor no es muy luminoso como sucede en algunos pisos de los años setenta, cuando el comedor solía estar situado en una habitación italiana, concretamente en la zona que carecía de luz exterior.

Trata de que la lámpara coincida justo en medio de la mesa, para que de luz de manera uniforme a todas las personas que se sienten a comer.