Seleccionar página
Cómo decorar una casa estival con mínimo presupuesto

Cómo decorar una casa estival con mínimo presupuesto

Por fin tienes una bonita casa estival, ahora solo queda decorarla para poder disfrutar del verano al cien por cien. Hoy te traemos unos cuantos trucos, que puedes implementar gastando muy poco para que tu vivienda vacacional cuente con un aire veraniego, bonito, moderno y muy agradable. Toma nota de estos consejos y verás como con poco presupuesto para decoración, conseguirás unos cambios perfectos para tener la casa a tu gusto, reflejando tu personalidad en cada una de las habitaciones, de manera que todos os sintáis cómodos en ella y orgullosos de mostrarla a las visitas.

Tu viejo sofá aun puede dar mucho juego

Si hace poco renovaste el sofá de casa, te aconsejamos que lo aproveches de nuevo en tu vivienda de verano. Muchas veces aprovechamos al máximo los muebles porque da pena cambiarlos cuando todavía están bien, aunque ya no nos gusten tanto. Ahora puedes darles una nueva vida en tu casa de verano, coge tu viejo sofá para utilizarlo allí, podrás cambiar el de tu residencia habitual y disfrutar de la comodidad en ambas casas.

Para que se vea totalmente nuevo, solo tendrás que buscar una bonita funda que se adapte a su tamaño y forma, te va a encantar el resultado. Tendrás un asiento cómodo, con el color que tu elijas para tu casa de verano y además, la excusa perfecta para comprar un nuevo mueble en tu domicilio habitual.

Escoge un color a juego con las cortinas y el resto de elementos de la sala de estar de tu casa de verano. Te sugerimos una combinación de blancos y azules que le den a tu sala de estar un aire muy marinero, ideal para este tipo de viviendas. Recuerda que hay muchos tipos de telas en las fundas para sofá de nuestro catálogo. Te recomendamos que elijas aquellas de tejidos más frescos para que sentarse cuando hace calor no sea un problema.

Restaura tus muebles para conseguir un comedor perfecto

¿Todavía estás pensando en qué vas a hacer este verano? Tal vez sea el momento de dar rienda suelta a tus dotes manuales y ponerte a realizar pequeñas restauraciones de muebles. Es una tarea divertida y muy gratificante, al final vas a disfrutar del resultado mucho tiempo y podrás aprovechar los muebles más antiguos en tu decoración.

Por eso, te animamos a que acudas a mercadillos o a páginas de venta de artículos de segunda mano para adquirirlos, aunque tal vez tengas algún mueble viejo por casa. A veces se encuentran verdaderas joyas que con una capa de pintura y barniz serán perfectas para tu espacio. Además los muebles de efecto envejecido, son tendencia decorativa en estos hogares.

Como bien sabes, lo vintage está de moda, una restauración sencilla puede hacer mucho por la decoración de tu hogar. Escoge modelos de líneas sencillas, serán mucho más fáciles de lijar y de tratar posteriormente.

En el caso de las sillas, puedes darles un toque final perfecto con una funda con este truco, las sillas se verán totalmente nuevas. Conseguirás que tus invitados se sientan como si estuvieran estrenando comedor cada vez que van a comer o cenar en tu casa.

Un porche o una terraza muy atractivos gracias a unos antiguos sillones orejeros

Si tu casa estival tiene un pequeño porche o una pequeña terraza cubierta que invita a sentarse por la noche o a desayunar mientras disfrutas de tus bebidas y refrescos favoritos… ¡Dale un aire más atractivo y personal!

Incluye en este espacio un par de sofás orejeros antiguos renovados totalmente gracias a las fundas de sillón. Encuentra las mejores opciones en tejido de hogar para decidir el color y el formato que más combina con el espacio.

Muchas veces, tenemos estos sofás y no sabemos muy bien donde situarlos cuando queremos hacer un cambio de decoración. Si es tu caso, el de algún familiar o un amigo, no dudes en “adoptar” sus orejeros para convertirlos en el toque especial y atractivo que necesita el espacio de tu casa estival.

Puedes escoger unas fundas en un tono clásico para que parezca que el tiempo se haya detenido en este espacio. Decora la zona con velas o candiles como los de principios de siglo XX. Juega con otros muebles similares para completar tu decoración, como una mesa baja o un revistero. Si te gusta que el espacio sea un más llamativo, coloca fundas en tonos atrevidos y cuelga unas luces de farolillos en el porche para darle un aire moderno, más divertido e incluso festivo.

Pero, lo mejor de todo es que este será un rincón para pocas personas, será el espacio privado que necesitas en tu hogar, perfecto para relajarte, comentar la jornada con tu familia o hacer planes para el día siguiente con tu pareja.

¡Disfruta de tus espacios renovados todo el verano!

Trucos para mantener tu casa fresca en verano

Trucos para mantener tu casa fresca en verano

Existen diferentes trucos para mantener una casa fresca en verano, especialmente cuando no hay aire acondicionado. Los ventiladores siguen siendo grandes aliados pero cuando hay un fuerte ola de calor todo parece ser poco.

Por eso te traemos una serie de recomendaciones pensadas para refrescar tu hogar durante los meses de mayor calor.

El algodón, un gran aliado

Los materiales escogidos para los textiles del hogar son muy importantes de cara a mantener una buena temperatura en el ambiente. Los tejidos naturales transpirables son los más adecuados para mantenerse fresco, ya sea en cama o ya sea al sentarse en el sofá. Entre estos tejidos más suaves y transpirables, destaca el algodón.

Si tu sofá es de piel o es de algún tejido no transpirable o especialmente cálido, sentarte en él en verano puede ser un verdadero suplicio. Pero solucionar esto es muy sencillo, solo tienes que poner unas fundas frescas transpirables en el sofá y sentirás una sensación totalmente diferente una vez que te sientes.

Haz lo mismo con tus sillas, para evitar esa incómoda sensación humedad en el asiento tras pasar mucho tiempo sentado sobre él. Además, en la mayor parte de los casos no es una sensación sino una realidad e incluso puede llegar a mojarse la ropa.

Estarás más fresco y más a gusto en tu casa sentado sobre fundas de tejidos refrescantes que te permitan mantener la silla o el sofá seco en lugar de acumular la humedad sobre la superficie.

Cierra las cortinas en las horas de calor

En días muy soleados parece que apeteciera abrir la casa y dejar entrar la luz, pero si se quiere un hogar fresco hay que hacer exactamente lo contrario.

Si tienes la casa abierta entrará el calor, el aire recalentado de la calle y los rayos del sol que ofrecen mayor sensación de calor. Por eso, la mejor manera de actuar es cerrando las cortinas e incluso bajando las persianas en los dormitorios, para que mantengan el aire fresco de los ventiladores, del aire acondicionado o, que al menos, el ambiente no se caliente más.

Al llegar la tarde noche, en los lugares en los que refresca, es el momento de abrir la casa y dejar que entre el aire de temperatura más agradable. Así, la casa bajará unos grados de temperatura, se renovará el aire y todo eso ayudará a dormir mejor.

Es conveniente instalar mosquiteras para que el abrir las ventanas no sea sinónimo de entrada de los mosquitos, que pueden echar por tierra el plácido descanso.

Los estores con tela que evita las radiaciones negativas del sol son muy adecuados, porque dejan pasar la luz, pero ofrecen una barrera a los rayos UVA y también al calor. Además de conseguir un ambiente más fresco protegen a las personas y también a los muebles de los efectos nocivos del sol.

Friega la casa a última hora de la tarde

El agua fresca es una forma elemental pero efectiva de refrescar el ambiente. Pero si friegas la casa en las horas de más sol no va a servir de nada porque el agua se evaporará nada más tocar el suelo y no habrá lugar a que cause efecto alguno.

Sin embargo, si friegas la casa con agua fría al atardecer, cuando bajen las temperaturas, se notará todavía más ese fresco porque el agua irá evaporándose más despacio contribuyendo así a la subida ligera de las temperaturas.

Si utilizas aromas frescos cuando friegues tu hogar la sensación de frescura tan agradable va a acentuarse. Además, algunos olores ayudarán a evitar los insectos de verano, como el olor a lavanda o la contribuye la citronela que puede añadirse al agua de fregar porque tiene efectos repelentes contra los temidos mosquitos.

Otros consejos

Consigue que el efecto de tu ventilador sea más intenso con un cuenco con hielo y sal. El aire del ventilador pasará por el hielo y se enfriará, dando una sensación de frescor mucho mayor que con el ventilador solo.

Otro truco muy efectivo es cambiar todas las bombillas por bombillas LED. Este sistema de iluminación no solo consume mucho menos, perfecto para ayudarte a ahorrar a final de mes. Las bombillas de este tipo no se calientan tanto como ocurre con las tradicionales.

Dónde más vas a notar el cambio será en las habitaciones con lámparas de varias bombillas o en sitios en los que la luz está muy próxima, lámparas de lectura o focos para estudiar.

Es importante apagar los ordenadores y otros electrodomésticos cuando no se utilizan, porque pueden generar calor. Una CPU antigua puede dar mucho calor en una habitación y crear un ambiente complicado.

Hoy en día, los electrodomésticos modernos cada vez desprenden menos calor, pero no está de más apagarlos cuando el tiempo es extremadamente cálido.

Ten en cuenta que todo te ayuda a conseguir una habitación con una temperatura más agradable.