Seleccionar página
Fundas de sofá, resuelve todas tus dudas

Fundas de sofá, resuelve todas tus dudas

Cada vez son más las personas que confían en Sofundas para comprar sus fundas para sofás, sillones y sillas. Pero todavía quedan ciertas dudas sobre este tipo de fundas en general que se repiten con frecuencia.

Por eso, hemos querido responder las más habituales para despejar cualquier incertidumbre que se pueda tener sobre este tipo de producto.

Por supuesto, estamos siempre a disposición de los clientes para cualquier duda que puedan tener o para cualquier aclaración sobre nuestros artículos.

¿Valen para todos los sofás?

En nuestra Web puedes encontrar fundas para prácticamente cualquier tipo de sofá. Salvo casos muy excepcionales por su tamaño o su forma fuera de lo común, las fundas de nuestra tienda online se van adaptan a cualquier mueble, ya que, las tenemos disponibles con una gran variedad de formas y de medidas.

En cualquier caso, es fácil comprobar si la funda encaja para un sofá, en concreto, porque en todas las fichas se especifican las medidas, para descarta errores. Pero si se compra una funda y finalmente no vale para un sofá, el cliente cuenta con un plazo de 20 días para efectuar la devolución.

¿Son adecuadas para sofás nuevos?

Hay una falsa creencia por parte de alguna gente de que las fundas solo son para sofás viejos que se quieren aprovechar, esto no es así. Las fundas son adecuadas para sofás nuevos que se quieren preservar nuevos durante mucho más tiempo.

Así, las tapicerías quedan protegidas y los niños pueden merendar en el sofá, el perro puede subirse o se puede comer sin miedo a que el sofá se quede sucio.

Cuando se quiere lucir la tapicería original no hay más que quitar la funda y se verá igual que el primer día. Todo, sin tener que estar actuando con sumo cuidado en cada momento, más bien al contrario, viviendo el sofá como hace cualquier familia y disfrutando del mismo sin tener que poner reglas estrictas para evitar dañarlo.

¿Realmente son tan fáciles de poner y de quitar?

Las fundas de nuestra Web están pensadas para facilitar la vida siempre y por eso sus diseños siempre hacen sencilla la tarea de colocar la funda o de retirarla.

Las fundas elásticas se colocan desde el respaldo hasta los pies y quedan totalmente encajadas de una manera muy rápida y cómoda. Las dúplex también son muy fáciles de poner, ya que la técnica es la misma solo que hay una segunda pieza para la zona de asiento. Las prácticas, como su nombre indica, son todavía más fáciles de colocar porque solo hay que colocarlas sobre el asiento.

En definitiva, en cuestión de pocos minutos las fundas pueden estar colocadas perfectamente y en segundos retiradas. También son muy fáciles de colocar cada día al ordenar el sofá y hacer la limpieza de la sala, por lo que siempre se van a ver impecables.

¿Qué tipo de funda debo de escoger?

El tipo de funda que vayas a escoger va a depender en gran medida del tipo de sofá que tengas. Muchos sofás, por su forma característica, aceptan solo un tipo de funda. Pero, si por el contrario, tienes un tresillo de líneas rectas, podrás jugar con distintos estilos de fundas, desde las de lazos hasta las elásticas o las fundas prácticas.

También va a depender de la frecuencia con la que quieras lavarlas y de si estás o no dispuesto a planchar. Las fundas elásticas o las prácticas no necesitan de plancha, pero las multiusos de telas más finas, las que son estilo foulard, sí será necesario plancharlas para que tengan una mejor apariencia.

¿Deben de ser las fundas idénticas?

Esta es una pregunta frecuente por parte de nuestros clientes. ¿Es realmente necesario que las fundas de sillones, sofás y sillas sean todas de un mismo color? Lo cierto es que no, pero sí es imprescindible que estén coordinadas para que la apariencia general de la habitación sea agradable.

Se recomienda no mezclar más de dos o tres colores principales en una misma habitación, así que puedes jugar con dos tonos de fundas y utilizar complementos para coordinar mejor el conjunto. Por ejemplo, las cortinas y las alfombras pueden ser de una tonalidad neutra, como un beige y las fundas de colores más intensos.

Juega a combinar granates y verdes oscuros. Por ejemplo, usa una funda en verde oscuro para el sofá y fundas granates para las sillas del comedor. Pero coloca sobre el sofá cojines con tonos en granate para crear un bonito conjunto. Del mismo modo, las cortinas o las alfombras pueden tener detalles en ambos tonos para conseguir que todo se vea dentro de un mismo conjunto.

Fundas para sofás con formas especiales

Fundas para sofás con formas especiales

Cuando se tiene un sofá convencional es muy sencillo encontrar unas fundas para sofás que se adapten y que además sean baratas. Normalmente, las fundas adaptables tienen dos o tres medidas diferentes y dentro de estas se pueden encajar la mayoría de modelos más vendidos del mercado.

Pero en ocasiones el sofá que se ha adquirido no entra dentro de estas medidas convencionales y tiene algunas características que lo hacen diferente. Pero esto no quiere decir que haya que comprar una carísima funda a medida. Por suerte, existen soluciones económicas para prácticamente todos los casos, pudiendo optar por los diferentes estilos de fundas del mercado.

A continuación vamos a hablar de los tipos de sofás con formas especiales más habituales, pero podemos encontrarnos con casos muy personales para los cuales siempre podremos encontrar alguna solución que se adapte.

Los sillones con orejeras

Los sillones con orejeras son uno de los casos más comunes a la hora de querer encontrar una funda que encaje. Pero estos sillones son tan habituales que ya se fabrican fundas adaptables que encajan perfectamente en esta peculiar forma.

Algunos sillones con orejeras lo ponen todavía más complicado ya que cuentan con reposapiés reclinables. Se trata de los típicos sofás de descanso que se pueden ver en muchos hogares y en los cuales el reposapiés se eleva cuando se reclina el sillón.

Para este tipo de sillones existen dos modelos de fundas para sofás. Uno que se adapta a todo el sofá, cubriendo el reposapiés. De este modo, cuando el sillón está recto, la tela está un poco arrugada en la zona del reposapiés y cuando se reclina, la tela se estira y se adapta a la altura que pueda coger el sofá.

Otro modelo es el que presenta una funda para el sillón como si este no tuviera reposapiés y trae a mayores una pequeña funda elástica para este. El mecanismo estaría al aire, pero eso no es nada malo ya que en muchos sillones de este tipo el mecanismo es visible de serie.

Normalmente, las fundas para este tipo de sillones tienen al menos dos piezas, al margen del reposapiés. Una que cubre el respaldo, los posabrazos y los pies del sofá y otra para el asiento. De este modo se evita que la funda se mueva mucho. Sin embargo, existen modelos que cubren el sofá por completo y se ajustan al asiento. Estos modelos se recomiendan cuando no es posible encontrar una funda de dos piezas que encaje en el cojín del asiento.

Los sofás con medidas especiales

Cuando hablamos de sofás con medidas especiales nos referimos a modelos que están hechos a medida para un hueco determinado. O a aquellos que escapan de las medidas más habituales del mercado, como las grandes rinconeras o los sofás en forma de U.

También podríamos incluir en este tipo de sofás aquellos modulares que están formados por asientos independientes que, si bien están unidos entre sí, se pueden separar y colocar como más guste.

En estos casos es complicado poder contar en el mercado con una funda adaptable que no sea hecha a medida. Por eso se suele recurrir a las fundas que cubren el respaldo y el asiento sin llegar a tapar por completo la tapicería del sofá.

Esta moderna versión de los paños que hacían nuestras abuelas para evitar el desgaste de la tela en los puntos en los que había un mayor roce, hacen que no solo cambie totalmente el aspecto del sofá, sino que este sea mucho más moderno y quede totalmente protegido independientemente de su forma.

Este tipo de fundas también se pueden utilizar en los sofás convencionales si nos gusta más este sistema que el de fundas que cubran el mueble en su totalidad.

Los chaise longue

Las fundas sofas chaise longue son hoy en día totalmente imprescindibles en cualquier catálogo. El motivo es obvio, este tipo de sofás son los favoritos en las salas de estar de la mayoría de los hogares.

Permiten poder sentarse y estirar las piernas, sin tener que acostarse o recostarse. Una postura que facilita descansar las piernas y también la relajación. Y todo manteniendo la tele de frente, por lo que la comodidad es total.

Las fundas para chaise longue ajustables suelen ser de dos piezas, una para la parte del chaise longue y otra para el resto del sofá. Pero muy a menudo se utilizan las fundas no ajustables, como las que hemos visto en el punto anterior.

Para este tipo de sofás también se utilizan con frecuencia las colchas y pañuelos especialmente diseñados para ejercer como fundas. Dado que se adaptan muy bien a cualquier forma y tamaño, solo hay que dejarlos caer con cierta gracia y combinar un par de colores para conseguir el mejor resultado posible según la decoración de cada habitación.