Seleccionar página

¿Quieres que tu sofá sea también tu lugar favorito durante el verano? Seguramente ha sido tu mejor amigo este invierno pero es posible que, si lo compraste en esta estación, te hayas dejado llevar por tu afán de calidez y ahora te encuentres con un sofá demasiado caluroso que no aparenta ya tan atractivo como parecía en el mes de enero.

Pero no te preocupes, es posible refrescar el sofá y hacer que vuelva a ser atractivo, agradable y que incluso resulte muy fresco en verano. Y no tendrás ni que cambiar de mueble, ni tapizarlo ni nada que implique un gran gasto. Se trata tan solo de seguir algunos tips de decoración que te ayudarán a alcanzar tu objetivo sin demasiado esfuerzo.

¡Aquí tienes nuestros mejores tips para conseguir un sofá fresco y atractivo!

1) Fundas finas y frescas

Es el primer paso a dar para conseguir que el sofá deje de ser tan cálido. Escoge una funda fina que te ayude a que cuando te sientes en el sofá lo percibas agradable y fresco. En nuestro catálogo puedes encontrar una gran variedad de fundas muy frescas que harán que vuelvas a amar tu sofá.

Si tienes dudas sobre nuestros tejidos o cuáles pueden resultar más frescos consulta con nuestros expertos. Estaremos encantados de asesorarte para que aciertes al cien por cien con la elección de tu funda y quedes plenamente satisfecho con tu compra.

2) Ten al menos dos fundas diferentes

Tal vez no sepas que el frescor se percibe no solo por la sensación que una tela produce en la piel, sino también por su olor. Si algo huele a fresco, nuestra sensación será de que es fresco y se incrementará esa manera de percibirlo.

Por eso, es importante contar en verano con al menos dos fundas diferentes para poder lavarlas con frecuencia. Si usas productos con un aroma muy fresco tu sofá siempre olerá a limpio y tendrá un aroma que dará esa sensación que se está buscando de brisa. Al lavarlas con cierta asiduidad el olor estará siempre presente en la funda.

3) Apuesta por las fundas de calidad

Comprar fundas para sofá de calidad es muy importante por varios motivos. Para empezar, porque si se van a lavar con frecuencia, las fundas deben de ser buenas o los colores comenzarán a perder intensidad y las telas se verán desgastadas. La apariencia de una funda de calidad ya es, incluso nueva, distinta a una de mala calidad.

También porque un tejido de calidad será siempre mucho más transpirable. Los tejidos sintéticos muy baratos son telas con un tacto mucho menos agradable y que, además, actúan al contacto con la piel como si fueran un plástico. El sudor se queda en el cuerpo y la persona que se sienta se nota mojada, algo que es claramente desagradable.

Por último, las fundas de calidad siempre garantizan colores de moda y diseños que de verdad se van a adaptar a los sofás tal y como prometen mientras que la que no lo son siempre va a presentar arrugas, tiranteces y otras irregularidades.

En nuestra Web ofrecemos fundas de gran calidad a precios muy competitivos para que puedas llevarte lo mejor a casa sin pagar ni un euro de más.

4) Colores luminosos y alegres

Los colores luminosos y alegres también dan una mayor sensación de frescor. Por eso son los favoritos en esta estación del año. Comprarse un sofá en un tono de moda es muy arriesgado porque una vez que pase la tendencia el sofá se verá anticuado. Las fundas cuentan con la ventaja de que no importa que eso suceda, porque se pueden reemplazar con mucha facilidad.

Por eso, apuesta por tonos que te gusten, que combinen bien con el resto de la sala y que sean tendencia si es lo que te apetece. Por supuesto, para los amantes de lo más clásico, también contamos con colores de toda la vida como el blanco, el beige o el crema, que son también frescos y muy agradables.

5) Fulares estampados

Si escoges una funda lisa, ¿por qué no jugar con un fular estampado que le de un toque de luz? Retira las mantas plaids que tanto te han enamorado durante el invierno y pon en su lugar un divertido fular con mucho color. Verás como transforma el aspecto de la sala de una forma rápida y muy notable.

6) Cojines con fundas suaves y frescas

Por supuesto, de poco vale que el sofá sea muy fresco y agradable si tienes sobre el mismo los cojines de pana calentitos de este invierno. Cambia las fundas o cambia los cojines por otros más ligeros y con un tacto más suave y agradable. Puedes escogerlos a juego con el fular.